fbpx
+34 915 632 959
centrotendar@gmail.com

Blog

Las cualidades del Bodhisatva: Dana, Sila, Kshanti

Un bodhisattva es un ser que vive despierto, un sabio con el corazón abierto y comprometido con la transformación de la realidad en la que vive y con la supresión del sufrimiento de todos los seres. Su compasión le llega al punto de posponer su liberación o Nirvana hasta la liberación del sufrimiento de todos los seres. Asume la responsabilidad de salvarlos a todos.

La palabra bodhisattva está formada por la unión de dos términos sánscritos que significan “iluminación” y “ser consciente”, por lo que significa “un ser consciente iluminado”. “Iluminado” se refiere a la cualidad de haber alcanzado, en cierto grado, la iluminación, el despertar, la comprensión o la plena conciencia. Este concepto es muy rico y polivalente, y está lleno de matices. “Ser consciente” se refiere al ser vivo que tiene experiencia del mundo por la conciencia, sentimientos, sensaciones y emociones.

 

En el Budismo, se llama Pāramitās a la perfección o  culminación de ciertas virtudes. Estas virtudes son cultivadas como una forma de purificación del karma y para ayudar al aspirante a vivir una vida sin obstáculos y alcanzar la iluminación. Son las prácticas Mahayana que distinguen el camino del Bodhisattva a la iluminación.

Los Seis Paramitas (seis perfecciones) describen la verdadera naturaleza de un ser iluminado o, lo que es lo mismo, nuestra verdadera naturaleza. Si aún no lo parecen es porque están oscurecidas por nuestra ilusión (ignorancia fundamental), resultado de malas acciones: ira, codicia, miedo, apego… Mediante el cultivo de estas perfecciones, podemos llegar a reflejar nuestra verdadera naturaleza.

El orden de secuencia de las perfecciones es importante también.

  1.  Dāna paramita: dar, generosidad;
  2.  Sīla paramita: virtud, moralidad, honestidad, conducta apropiada;
  3.  Kshanti paramita: paciencia, tolerancia, receptividad;
  4.  Vīrya paramita: perseverancia, energía entusiasta;
  5.  Dhyāna paramita: concentración, meditación, contemplación;
  6.  Prajñā paramita: sabiduría.

Las tres primeras perfecciones – generosidad, ética y paciencia- son prácticas virtuosas para todo el mundo. Las tres restantes – perseverancia, concentración y sabiduría – tratan más específicamente sobre la práctica espiritual.

La paciencia es un requerimiento fundamental si se quiere alcanzar el estado de Iluminación. Saber esperar es la virtud de controlar la ansiedad. Tolerancia implica también aceptar verdades que pueden ser dolorosas. Se requiere paciencia para aceptar la verdad esencial. En el budismo se practican muchas clases de paciencia.

Todos podemos conectar con el espíritu del Bodhissatva cultivando la presencia amorosa, la bondad, la humildad, la generosidad y la compasión.

Al cultivar cualidades inherentes como el amor y la compasión, podemos despertar lo que en sánscrito se llama «bodhi» o la gran mente, la fuente de todas las cualidades.

Impartido por  Muy Venerable Lama Geshe Tsering Palden.

FECHAS: 14 y 15 de septiembre
HORARIO:
  • sábado de 11:00 a 14:00 h y de 17:00 a 19:00 h.
  • domingo de 11:00 a 14:00 h.

Si quieres inscribirte en este curso pincha aquí.

Imprescindible inscripción previa, plazas limitadas.

Modalidad online

A través de Gompa online tendrás la oportunidad de asistir de forma virtual a este curso.

Se podrá asistir en directo o en diferido durante 7 días. La inscripción deberá realizarse antes del día  12 de septiembre a las 20.00 h. El viernes día 13 de septiembre se efectuará una prueba de conexión con las personas inscritas en la modalidad online. 

Si quieres inscribirte en este curso en la modalidad online pincha aquí.