El crecimiento integral se refleja en cada persona a través del ámbito personal, psicológico y espiritual. Se dice que teniendo un equilibrio de todas estas áreas la persona puede llegar a cumplir todas las metas que se propone, para así poder llegar a tener una estabilidad consigo mismo y con relación a los demás.

El sonido y la vibración de los cuencos tibetanos transforman nuestro estado anímico y mental en un placentero estado de paz interior

Los Cuencos Cantores del Tíbet son alta tecnología mental. Su sonido y vibración, es capaz de transformar y transmutar nuestro estado de ánimo y mental en pocos minutos, haciéndonos sentir mejor, en un placentero estado de paz interior.

Fabricados de manera artesanal, los cuencos tibetanos se fraguan a partir de la aleación de siete metales, cada uno de los cuales simboliza un planeta: oro (Sol), plata (Luna), mercurio (Mercurio), hierro (Marte), plomo (Saturno), estaño (Júpiter) y cobre (Venus).

Estiramientos musculares

«Se trata de una práctica corporal precisa y sencilla, basada en el estiramiento suave y sostenido de las cadenas musculares que habitualmente se encuentran más sobrecargadas. Su finalidad es contribuir al equilibrio corporal relajando tensiones profundas».

Reiki

Reiki es una terapia que consiste en la canalización de la energía universal que parte de un sistema natural para armonizar el cuerpo, la mente y el espíritu.

El Reiki no tiene contraindicaciones.

Yoga tibetano

El yoga tibetano, mediante el movimiento, la respiración y el desarrollo de la atención, se trabaja sobre las energías vitales para llevar el cuerpo físico y la mente a un mejor equilibrio

Todos los viernes de 20.00 a 21.15 h.

MEDICINA TRADICIONAL TIBETANA

Un proyecto de vida saludable
De febrero a octubre de 2020

Ver programa del curso

La Medicina Tradicional Tibetana es un sistema médico milenario que abarca todos los aspectos de la salud del ser humano, tanto fisiológicos como psicológicos, y desde su nacimiento hasta su muerte.

Para la Medicina Tradicional Tibetana el origen de la salud, y de su desequilibrio cuando aparece la enfermedad, es la mente del propio individuo, lo que supone que la persona es en sí responsable de su propia salud.